Dile adiós a tus excusas y persigue tus metas

Si le preguntásemos a las personas más exitosas del mundo sobre cuál es su secreto número uno para llegar a la cima, posiblemente la respuesta sería “pasar a la acción”.

Nos formamos, nos educamos, aprendemos… pero si no tomamos medida, es muy difícil conseguir tener éxito en nuestras propias vidas.

Pero a menudo, muchos renuncian a su sueños cada vez que recurren a las excusas.

Poner una excusa supone dar un paso hacia la renuncia de tus sueños –

La excusa es la fórmula que empleamos para externalizar nuestros fracasos. Así justificamos nuestros actos e intentamos seguir adelante sin sentirnos culpables.

Cuando algo se interpone a tus objetivos, es fácil recaer en el error de señalar con el dedo a todo lo demás. Al principio te sentirás bien pero a la larga, te das cuenta de que esto solo te ha supuesto una pérdida de tiempo y energía.

Para alcanzar tus metas, deberás aceptar los obstáculos que te encuentres en el camino, identificar cómo los vas a superar para volver a tu carrera de fondo hacia la línea de llegada.

Si no estás logrando los resultados que esperas, ha llegado la hora de decirle adiós a tus excusas. Para ello, voy a darte una serie de consejos que te ayudarán a despedirte de ellas de una vez por todas.

#1 Asume tu responsabilidad

En más de una ocasión lo he dicho en este blog: nadie va a cumplir tus objetivos por ti. Tú eres el que tiene que luchar y dejarse la piel en ellos.

Por tanto, asume la responsabilidad de tu vida. Céntrate en todo lo que puedes controlar, esto te ayudará a evitar las excusas cuando las cosas vayan mal.

Siempre, siempre y siempre sé responsable de tanto todo lo que haces como lo que no haces. Incluso cuando sean asuntos que estés fuera de tu control. Evita poner excusas y trata de identificar aquello que puedas cambiar para conseguir un mejor resultado la próxima vez.

Saberse responsable significa ser dueño de tus errores, lo que te hará aprender de ellos y superarlos.

Las excusas minimizan tu poder personal. –

Una vez que aceptas cuál es tu responsabilidad, estás tomando el control de tu vida.

#2 No culpes a los demás

Culpar a otros solo lo hacen las personas que tienen una mentalidad pequeña.

La técnica de culpar a los demás, de señalar constantemente los errores de otros, solo hará que desvíes tu vista de los tuyos propios.

Echar los balones fuera solo te hará débil.

Este punto está íntimamente relacionado con el anterior. Una vez que te haces responsable de tus fracasos -y obviamente éxitos- el mal hábito de culpar a otros desaparece.

#3 No pierdas el tiempo en banalidades

Pasar excesivo tiempo viendo la televisión, enganchado al teléfono móvil, asistir a reuniones improductivas, y otras acciones que absorben tu tiempo y se delimitan tu productividad, deben desaparecer.

Eliminar y reemplazar estas actividades sin sentido por cualquiera que te acerque al cumplimiento de tus metas.

#4 Centrarse en lo que realmente tiene importancia

Por lo general, ponemos excusas cuando hay algo que va mal.

Es muy común cuando se habla de la gestión del tiempo. No sé si será tu caso, pero una cantidad importante de personas pierden su valioso tiempo en cosas que no son importantes.

El resultado que se obtiene de esto supone no completar las tareas de importancia. Terminando con una excusa como respuesta a los problemas de productividad.

La solución es sencilla, identifica tus prioridades y concéntrate en ellas para acabarlas con éxito. Una vez terminadas estas, ya puedes prestarles atención a todas las demás.

#5 No olvidar tus metas

Nunca pierdas de vista tus objetivos. Quizá pensar en tu metas a largo plazo te abrume un poco por la magnitud de la misma. Y porque la fecha límite que te has impuesto esté lejos en el tiempo.

Es por esto que debes descomponer tu grandes metas en pequeños objetivos que puedas ir cumpliendo de forma más rápida. Esto supondrá ir dando pasos hacia tu meta mayor.

Cuando tengas la tentación de poner algún pretexto, dile adiós a tu excusa pensando en tus objetivos:

  • El porqué decidiste escogerlo.
  • En dónde te encuentras.
  • Todo lo que ya has realizado para llegar a él.
  • La recompensa que te espera al final del viaje.

¿QUIERES DEFINIR TUS OBJETIVOS DE FORMA ESTRATÉGICA?

ü Descubrirás un entrenamiento especializado para no errar en la consecución tus objetivos.

ü Conoce el truco para no desviarte de tus metas.

ü Responde a las preguntas esenciales para no perder la visión ni la motivación.

Tus datos están a salvo conmigo. Contenido 100% libre de spam.

POWERED BY

#6 Invierte en tu pasión

A mí, por ejemplo, el ejercicio me ayuda no solo a estar más en forma, sino que también despeja mi cabeza. Resetea mi mente y llena de adrenalina mi cuerpo para trabajar duro durante el día.

Es vital dedicarle tiempo a todo lo que haga que te sientes bien contigo mismo y sea coherente con tus metas. De esta forma no tendrás excusas para no hacerlas.

#7 Esperar desafíos

Como ya sabrás, la vida no es sencilla. No todo es fácil, y menos mal, porque sino nunca maduraríamos ni aprenderíamos. Y sería todo muy aburrido, ¿no crees?

Además, todo lo que vale la pena se obtiene una vez ganada una pelea, por pequeña que sea. Es parte esencial de la vida. Por lo que hay que asumirlo, comprometerse con ello y superar cada escollo que nos encontremos en el trayecto.

Los desafíos te permiten crecer como persona. Aceptarlos evitará muchas excusas –

Una vez hayas reconocido que se te presentarán retos en tu día a día, podrás decirles adiós a tus excusas y seguirás adelante de forma firma para superarlos.

Recuerda que tus excusas solo llevan tu enfoque fuera de tus prioridades y reducen tu confianza. Enfréntate a tus desafíos y serás una persona más capaz, segura y exitosa.

#8 No dejar de aprender nunca

Si no aprendes de tus errores, cada vez que se vuelvan a presentar, actuarás de forma pasiva ante ellos. Volviendo a recurrir a las excusas.

Pregúntate qué puedes hacer de forma diferente la próxima vez. Y muévete con el optimismo de poder resolver un problema similar de forma triunfante.

La vida es un campo de entrenamiento. Los obstáculos siempre aparecerán. Pero no pierdas la oportunidad de aprender de tus errores. Saca siempre una lección valiosa de todos ellos.

Cuando implementas lo que aprendes, los resultados que obtienes son mejores. Esto te harás más fuerte y tendrás ventaja antes las próximas dificultades.

Por tanto, evita las excusas y busca siempre la lección a aprender.

#9 Dudar basándose en el pasado

Sobre este punto decirte que no debes dejar que tus fracasos del pasado sean la excusa perfecta para no llegar a ninguna parte.

En la actualidad no serás el mismo que el de hace 1 año o 5. Y tus problemas tampoco serán los mismos.

No eres perfecto así que asúmelo antes de llevarte una decepción. Siempre tendrás dudas a la hora de enfrentarte a tus problemas, pero no dejes de seguir hacia delante.

Así que ya que estás vivo y tienes sueños que cumplir, ponte tu armadura y sal a conquistarlos.

#10 Desarrollar habilidades para resolver problemas

Puedes anotar todo lo que te moleste y a través de una lluvia de ideas puedes obtener diferentes formas de abordar el problema.

Además para cada solución, te aconsejo que evalúes los pros y contras de cada una.

Pasa a la acción y evalúa el resultado.

Cuanto más ducho seas en la resolución de problemas, menos excusas pondrás a la hora de enfrentarte a ellos.

Una excelente manera de relacionar este punto con el de aprender de tus errores, y así facilitarte el desarrollo de esta habilidad, es apuntar todos los problemas que te surjan y las soluciones que has puesto en marcha.

Cuando tengas dudas sobre qué hiciste en un determinado momento, solo tendrás que consultarla. Aunque el problema no sea el mismo, puede esclarecerte la resolución del problema actual.

La creatividad como herramienta básica

El ingenio y la creatividad son claves para superar cualquier desafío.

No olvides que estas dos características no están reñidas con el pedir ayuda a tu entorno. Además esto hará que no te sientas solo, por lo que poner excusas te resultará más complicado.

Decirle adiós a las excusas supone un gran trabajo de autodisciplina. Se trata de asumir responsabilidades en cuanto a tu comportamiento en la vida.

También supone sacar el máximo provecho a la vida, despegar tu trasero de la silla y salir a correr hacia tus metas.

Comprométete a perseguir tus metas y serás imparable.

Ahora te toca a ti. ¿Cuál es la última excusa que has puesto? Reflexiona y cuéntame si trataste de culpar a otros o asumiste tu responsabilidad. ¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Hay alguno que pienses que te costará más llevarlo a cabo

Autor: Carmen Valverde – Lanzamientopersonal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *